Saltar al contenido

Prestar más atención a tu teléfono móvil que a tu hijo tiene consecuencias

Aprovechar la tecnología que utilizamos ahora facilita definitivamente muchas de las tareas diarias y nos deja con más tiempo libre.

Sin embargo, terminamos utilizando este tiempo libre para actividades de ocio que, de hecho, son improductivas, como mirar las redes sociales.
¿Crees que no eres tan adicto a tu teléfono móvil? Intenta pasar un día sin él y verás cuánto lo necesitas. Especialmente en momentos de aburrimiento. Según los expertos, 1 de cada 1.000 personas que usan teléfonos móviles sufre de adicción.

Además, algunas investigaciones muestran que el uso excesivo de teléfonos móviles ha resultado en que los padres hablen e interactúen menos con sus hijos.

Los teléfonos móviles empobrecen sus relaciones reales, Las investigaciones realizadas en esta área han demostrado que el uso continuo de los teléfonos móviles puede generar para algunos padres una interacción menos frecuente y de peor calidad con sus hijos.

Esta mala interacción provoca graves consecuencias en el desarrollo del lenguaje del niño durante la primera infancia, así como efectos negativos en el comportamiento y la autoestima.
Es muy importante que los niños sean estimulados adecuadamente durante la primera infancia por quienes los rodean, como padres, abuelos, cuidadores y maestros. Esto se debe a que la interacción durante los primeros años de vida es responsable del desarrollo del cerebro.

Para que el cerebro del niño se desarrolle adecuadamente y se estimule el crecimiento interior, es necesario que los bebés reciban interacciones de calidad, además de cuidados básicos. Se ha demostrado que cuando uno está inmerso en el mundo digital que ofrecen los teléfonos móviles, termina ignorando a sus hijos y al mundo exterior en general.

Con esto, terminas negando una oportunidad importante para que se desarrollen. La importancia de esto radica en el hecho de que el desarrollo personal es especialmente importante durante la infancia.

Es curioso pensar que la tecnología no está acercando a los que están lejos, sino distanciando a los que tenemos a nuestro alrededor.
-Anónimo-

Sus hijos necesitan que usted este presente en su vida

Usted y su pareja, así como los adultos que están en contacto con su hijo, contribuyen significativamente al crecimiento de su hijo.

Es a través del contacto con ellos que el niño descubre las habilidades esenciales para el desarrollo psicológico, emocional, cognitivo y motor.

Usted es la conexión más cercana que el bebé tiene con el mundo. Si esta conexión falla porque estamos inmersos en la pantalla del teléfono móvil, inevitablemente traerá importantes influencias al desarrollo.

Prestar más atención al teléfono móvil que a su hijo es un problema porque, aunque ya no son un bebé, necesitan sentir que sus padres los escuchan y los entienden.

A medida que el niño crece, sin duda podrá explorar el mundo por sí mismo. Pero ella todavía necesitará que usted la acompañe en su proceso de crecimiento y aprendizaje.

Desconectarse de su teléfono móvil es bueno para su hijo y bueno para usted.

La idea no es dejar de usar el teléfono celular por completo. Pero úsalo con moderación.

Principalmente porque este comportamiento de revisar el teléfono celular cada cinco minutos no es saludable para nadie.

No es sólo una consideración lógica. Desafortunadamente, el hecho de que muchos padres presten más atención a los teléfonos móviles que a sus propios hijos es un comportamiento cada vez más común.

De hecho, en los últimos años se ha detectado un preocupante aumento de la tasa de lesiones en los niños.

Los médicos responsables de estos casos creen que este fenómeno está directamente relacionado con el uso excesivo del teléfono móvil por parte de los padres.

Esto se debe a que nuestra atención no puede estar en dos lugares al mismo tiempo.

Además, recuerde que usted es el mejor ejemplo para su hijo. Así que si usted no quiere que su hijo sea adicto a los teléfonos móviles, es hora de poner fin a este mal hábito.

Nunca olvide que sus hijos merecen su tiempo. Sin duda, hay llamadas y mensajes que puedes responder más tarde.

Sin embargo, la atención a las cosas que su hijo hace no puede y no debe dejarse para más tarde. Depende de usted para su integridad física y emocional.

Mas Material en tu Correo